Cuando una torre se instala existen muchos factores a considerar para determinar el modelo y accesorios necesarios, como el tipo de suelo, nivel de humedad, equipo a instalar, entre otros. Pero cierto es, que un detalle que muchas veces no se considera es el recubrimiento final que se le dará a la torre o mástil.

Un recubrimiento tiene más de una función, en primera instancia una torre recubierta de la forma correcta ofrece una excelente presentación final, necesaria para una integración de alta calidad. Proporciona también una alerta visual a pilotos que manipulen aeronaves a bajas alturas, siendo esta la principal razón del recubrimiento desde el punto de vista aeronáutico.

En México la Dirección General de Aeronáutica Civil marca como obligatorio el uso de señalización de obstrucción: Lámparas para la noche y pintura de franjas para el día (Norma CO DA-01/2010). Así mismo, nuestra norma nacional coincide con las internacionales (OACI Anexo 14) en la forma de hacer dicha señalización de la estructura.

La norma señala que un equipo de elevación debe recubrirse con 7 franjas de igual tamaño, 3 de ellas color blanco y las otras 4 color naranja rojizo (conocido por torreros como naranja internacional. Es decir, si trabajamos en México o en algún otro país del mundo, se mantiene esta constante que debe ser cumplida.

Existe por último una razón muy importante para realizar el pintado de una torre, y es que un recubrimiento adecuado ayuda a prolongar su vida útil. Cuando una torre o mástil es recubierta correctamente, el óxido tarda más en afectar el equipo, y aunque no es garantía de un 100% de protección, ciertamente existen algunos recubrimientos de dos o más pasos que retardan este proceso de oxidación de forma sorprendente.

Existen proyectos (principalmente de organismos gubernamentales) que solicitan un recubrimiento específico de algún documento oficial para proceder con la instalación.

Cuando la instalación no está sujeta a normas, se puede utilizar un recubrimiento acrílico en base agua (amigable con el medio ambiente), el cual es económico y disponible con cualquier proveedor de recubrimientos.

Hay que recordar que nuestros equipos de torres y mástiles presentan un proceso de galvanizado que previene la oxidación, los cuales al ser recubiertos de manera correcta ofrecen un excelente escudo contra la degradación del equipo.