¿Quién no ha experimentado alguna vez estrés o enojo por una conexión a Internet demasiado lenta? Esa falla que le deja sin señal en el preciso momento en que está viendo su serie favorita, vídeos, o cuando tiene a enviar un e-mail urgente a su jefe que puede ser determinante.

A veces, la culpa de estos molestos errores de conexión la tienen los proveedores de servicios de Internet; pero en otras ocasiones, son algunos de los objetos que tenemos en casa, los culpables de que se tenga obstáculos en la señal. Son las llamadas “fuentes de interferencia” o “barreras inalámbricas”, los enemigos del WiFi que hacen que funcione peor.
Aquí le detallaremos cuáles son, y el porqué es buena idea mantener esos objetos alejados de su router y su dispositivo con el cuál se conecta a Internet:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicar comentario