Las sobrecargas y el mal estado de la red pueden provocar incendios y cortocircuitos
El sobrecalentamiento de los equipos electrónicos no es un tema simple, puede suceder por diferentes causas, desde instalar el equipo en un lugar inadecuado hasta problemas con la red eléctrica. Cuando un aparato alcanza una temperatura que rebasa el límite estipulado por el fabricante puede congelarse, es decir, detener su funcionamiento; apagarse o dañarse hasta el punto de quedar inservible.

Revise Periódicamente su Red Eléctrica
Para evitar el daño parcial o total de nuestro equipo es necesario asegurarnos de que está instalado de manera adecuada, las indicaciones de uso e instalación pueden encontrarse dentro del empaque o en la etiqueta de cada producto. De igual manera, es importante revisar que la red eléctrica se encuentre en buen estado y sea capaz de satisfacer las necesidades de consumo de nuestro hogar u oficina.
Hay que considerar que una falla en la instalación eléctrica puede provocar no sólo un cortocircuito, ocasionando daños a nuestros aparatos electrónicos, sino un incendio, causando pérdidas aún mayores.

Para prevenirlo, es necesario tener cuidado de no sobrecargar la red, la mejor forma de hacerlo es no saturar los enchufes de manera directa, o bien, usando extensiones, pues el cargar la red con más consumo para el que está diseñada a proveer, puede ocasionar cortocircuitos.

En el caso de los conductores, es necesario que sean del tamaño adecuado y que el aislamiento que los recubre no se encuentre en mal estado o desgastado, de la misma forma, hay que estar pendientes de su temperatura, cuando esto pasa es común que interruptores, cubiertas de tomacorrientes e incluso las paredes, estén calientes al tacto, también puede llegar a percibirse un olor a quemado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicar comentario